Balaur Chronicles

Bienvenidos a Balaur, un mundo en blanco donde cualquiera puede crear su propia existencia y ser lo que pase por su cabeza.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Winds of War [ Rol ]

Ir abajo 
AutorMensaje
Aluzkreri
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 36
Experencia : 60
Fecha de inscripción : 13/06/2011
Localización : Azeroth

MensajeTema: Winds of War [ Rol ]   Miér Jun 29, 2011 11:18 pm

Winds of War

Resumen:
Dado a que se acerca una gran amenaza a la ciudad de Rin Venturios, el rey ha dado la orden de entrenar a un miembro de cada familia para fortalecer y defender a la capital. Ahora los recién reclutados deberán sobrevivir el entrenamiento y prepararse lo mejor posible para lo que venga.


Reglas:

  • Todo post debe de empezar con la ficha de su personaje, dentro de un spoiler, y con una imagen de avatar afuera.
  • 20 renglones mínimo por post. La ficha no cuenta.
  • No spam. Manténganse enfocados alrededor del tema.
  • Usar y mantener los mismos colores para diálogos y narraciones. Procuren respetar los colores ajenos también. (si no encuentran el color exacto de otra persona, utilicen uno parecido)
  • Respetar a los otros jugadores y al master. (los personajes pueden odiarse, pero deberán respetar al escritor detrás del personaje)
  • Utilicen ‘offrol’ para cualquier comentario.
  • Traten de mantener el contenido al nivel de 13 . No abusen de las profanidades ni contenido sugestivo.
  • Dudas pueden ser mandadas por MP al master.

Jugadores inscritos:

  • Rayver - Numero 15
  • Uuniko - Gael




Rin Venturios - Capital de Venturion

Musica de fondo:
 


El día estaba nublado y húmedo. El viento mismo pareciera que se tomo todo el día de ausencia, ya que el puro hecho de caminar daba la sensación de caminar por una sauna. El olor a agua y humedad fluía por la región. Cosa rara para el reino de Venturion que llevaba 2 años sin lluvia. Además, siendo a mediados del otoño, estaban claramente fuera de la temporada de lluvias. Si es que se podría decir que había temporada de lluvias ahora.

Sin embargo, las personas continuaron con sus labores diarias. En la capital de Rin Venturios, no hubiera sido muy diferente a cualquier otro dia. Los mercantes preparaban sus puestos, los artesanos continuaron con sus creaciones, el heraldo proclamaba las noticias del dia, y los soldados iban y venían por toda la ciudad. Muchos soldados de hecho, más del triple de lo normal.


“Escuchad, escuchad! El rey Boaran ha decretado que un miembro de cada familia debe de dirigirse al cuartel para recibir entrenamiento militar. Nos han llegado noticias que los barbarianos se están acercando cada vez más a nuestras ciudades, y están destruyendo todo lo que se encuentre en su paso! Debemos de prepararnos para enfrentarlos!” continuo diciendo el heraldo, tratando de informar al mayor número de personas que pudiera. A su alrededor, los espectadores tenían reacciones diferentes. Algunos se sorprendieron, otros se angustiaron, algunas mujeres lloraron ante la posibilidad de perder a miembros de su familia.

No muy lejos de ahí, en una zona residencial, un escuadrón de soldados iban puerta a puerta entregando al encarado de la casa la orden de que un miembro debería de inscribirse en la milicia. En algunas casas entregaron un pergamino, en otras, un miembro de la casa salía con algunas pertenencias y seguía a los soldados. Unas horas después, el escuadrón, junto con una docena de nuevos prospectos para el ejército, se dirigieron hacia el cuartel. Pero antes de llegar les dieron un recordatorio del porque la urgencia de prepararse.

Por las puertas principales de la capital iban pasando varias docenas de soldados. La mayoría solo traia puesta parte de su armadura, ya que portaban diferentes heridas que variaban en gravedad; y todos con las cabezas bajas. Pero atrás de ellos, siendo jalados por caballos de guerra, iban varias carretas. En ellas, los difuntos. 10 carretas entraron a la ciudad en total, cada una cargando a unas 20 personas. Más de 200 personas murieron, con solo algunos 40 sobrevivientes. Esta era la realidad que se les acercaba. Uno de los soldados montados se acerco a un hombre y me dijo algo en voz baja. El hombre común pasa saliva antes de gritar al resto del público.


“La ciudad de Torimil ha caído! Torimil ha caído! Estos son los únicos sobrevivientes de la brigada mandada a su defensa. Los ciudadanos que escaparon llegaran entre hoy y mañana! Habrán paso para los heridos y difuntos!”

Otra ciudad se había caído. La tercera en menos de dos meses. Y esta se encontraba a menos de una quincena de la capital.

Tendrían menos de un mes para prepararse para un verdadero asedio.





Mientras tanto en el cuartel….

Dos hombres vestidos en armadura pesada se encontraban supervisando el arribo de los novatos que estaban llegando al área. Uno era algo bajo de estatura, pero era tan robusto que su mismo torso pareciera un tronco de un árbol viejo, que junto con un gran escudo, un gran martillo que fácilmente pudiera derrumbar un edificio, y unos brazos tan gruesos con las piernas de un percherón, daban la clara impresión de que este era alguien que uno no quisiera tener de enemigo. Su cara, parcialmente ocultada tras una barba café gruesa pero corta, mostraba días de cansancio. Pero sus ojos reflejaban algo más: tristeza.


“No me gusta esto Hector. Nos están llegado demasiados niños.” Gruñe en voz baja dirigiéndose a su vecino. “Mira, el pelirrojo de allá ni edad tiene para su primera rasurada. No voy a mandar niños recién sacados de la cuna a las primeras líneas.”

“A mí tampoco me agrada Carden. Pero a este paso, las únicas personas que van a quedar para defender a la capital van a ser civiles comunes.” Suspira el otro hombre. Este, William de nombre, era más alto que su compañero, y menos fornido. William también tenía mayor edad que Hector, su cabello corto y blanco, junto con unas ojeras y un par de cicatrices en la cara, indicaban que era un veterano de varios años. En realidad, si no hubiera sido por la situación actual, William aun estaría retirado del ejército.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

General Carden Huntsman

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

General William Longrow.

Ambos hombres eran amigos. Ambos también eran generales. Ahora, el entrenamiento de los novatos quedaba bajo su responsabilidad.

“Sera mejor ir a darles la ‘bienvenida’ a los nuevos.” Dice Carden tras suspirar.

Los dos se dirigen hacia la área central de los terrenos, donde había un pequeño pódium improvisado. Alrededor de ahí, una buena multitud de personas se encontraba parada esperando que sucediera algo. Al ver al par de soldados vestidos en armaduras detalladas, la multitud se fue partiendo para darles el paso. Una vez que los generales se subieron al pódium, William empezó a hablar.


“Hermanos y hermanas. Estos han sido malos tiempos para todos nosotros. Hemos recibido malas noticias del sur. La ciudad de Torimil ha sido arrasada por los barbarianos. Algunos de nuestros hermanos han sobrevivido, pero muchos no. Nuestros espías y soldados reportan que los salvajes vienen hacia nuestra capital. No tenemos tiempo que perder.

“Pero no pierdan valor hermanos. Por cada soldado nuestro que ha regresado a los brazos de Ilumihel, 10 de ellos han caído. Vienen cansados y en menor número, pero eso no los detendrá! Solo acero frio por el corazón o una flecha a la cabeza. Son guerreros feroces, inmunes al dolor y al miedo. Pero carecen de honor, dedicación y disciplina, lo cual nosotros si tenemos! Ellos pelearan por la locura que los ha poseído, pero nosotros, nosotros defenderemos a nuestra familia, nuestra ciudad, y nuestra nación! La única misericordia que les mostraremos en una muerte veloz!”


La multitud gritó en acuerdo. Algunos aplaudieron y otros proclamaron que Ilumiehel, el dios de Venturius, no los abandonarían en este tiempo de crisis.

Tras haber dicho eso, William se da un paso para atrás, permitiendo que Carden tomara la palabra.


“No necesito recordarles para que peleamos. Yo estoy aquí porque tengo que entrenar a todos y a cada uno de ustedes para convertirlos en soldados dignos del escudo imperial. De las primeras cosas que vamos a hacer es determinar en qué lugar trabajan mejor. Algunos serán aptos para luchar mano a mano, y habrá otros que cuidaran a los heridos. Sin embargo, todos y absolutamente todos van a tomar entrenamiento de combate a corta distancia. Ni modo maguitos, si no pueden defenderse contra una espada que se les viene encima, no van a llegar muy lejos.” Dijo el general con algo de humor, y para la desfortuna de aquellos que pensaban que se librarían de combate melee. “Pero primero lo primero. Hagan fila y vallan a registrarse con Marcus aquí enseguida.” Comenta Carden mientras apunta a otro soldado que estaba preparando una mesa con varios libros, plumas y tinta para escribir. El encargado, Marcus, levando una mano para que el público lo pudiera ver. “Una vez que se anoten, van al almacén para recoger su uniforme. Los que no vivan aquí en la capital, se les asignará un cuarto para que se queden. Si se pierden, pregúntenle a cualquier guardia. Después de que tengan su uniforme, se les dará una guía rápida por todo el cuartel para que se familiaricen con el lugar. Bueno, manos a la obra! Porque mañana los quiero ver a todos ustedes aquí despiertos a primera luz del día!”

Dado a que se concluyó el discurso, la multitud se fue esparciendo, la mayoría haciendo fila para registrarse, aunque algunas personas se quedaron platicando en si (la mayoría comentando que no les agradaba la idea de tener que madrugar tanto).




Instrucciones

Todos ustedes llegaron al cuartel con el grupo de arriba. Deberán redactar como fue que llegaron a la ciudad, que andaban haciendo, como exactamente fueron llevados al cuartel y que hicieron durante el resto del día.

Si alguien mas desea participar, debe de llenar una ficha primero y subirla al tema de inscripciones.

Colores usados:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uuniko
Espadachin
Espadachin
avatar

Mensajes : 16
Experencia : 16
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Vie Jul 01, 2011 2:44 pm

Gael:



"Gael":
 



estaba sentado viendo como pasaba la gente.. alimentando a Ansuz (mi búho) con migajas de pan, el hambiente que se notaba era denso y se podía sentir la tristeza aspera en el aire que respiraba. De pronto un heraldo comenzó a anunciar una mala noticia, no me incumbía mucho, pero de todas formas la tristeza se hizo mas eminente, infectando a toda la población

“Escuchad, escuchad! El rey Boaran ha decretado que un miembro de cada familia debe de dirigirse al cuartel para recibir entrenamiento militar. Nos han llegado noticias que los barbarianos se están acercando cada vez más a nuestras ciudades, y están destruyendo todo lo que se encuentre en su paso! Debemos de prepararnos para enfrentarlos!”
mencionaba, mientras el pueblo se aglutinaba para solloraz en un silencio atormentador. Mujeres y hombres tristes, jiños que no comprendían que era lo que sucedía seguían sus juegos con normalidad.
Me levanté suavemente, cargando a Ansuz en mi brazo, me incorporé y camine unos pasos, dejandolo en mi hombro. Al ponerme al tanto de la totatilad de lo acontecido, decidí retirarme, no tenía mas que hacer allí, familia no tenía... y tampoco obligaciones de ningún tipo, decidí entonces vagar por el pueblo, con la mirada gacha, sumido en la tristeza colectiva que vivía el pueblo, la gente se acercaba y se contaba la noticia de que debían preparase para la guerra que se aproximaba, podía ver como parte de las escuadras del reino daba el aviso y se llebaban a un integrante de cada familia, de distintas edades, de hecho algunos mas jovenes que otros... me sorprendió ver como algunos niños salía a la calle cargando ropajes y armas de la familia... me acerque a un joven de no mas de 14 años...

-Donde crees que vas pequeño??- Pregunté, sabiendo la respuesta que vendría... -voy a la guerra señor... mi padre no está en estados de ir a esas cosas- Dijo el pequeño, con su cabeza baja, mirando al suelo, tal como supuse.. estaba "obligado" a ir a la guerra, Su madre estaba en la puerta de su casa, tratando de convencer al escuadrón de que su hijo no estaba en edad suficiente...
-Espera muchacho.- dije mirando intrigado a la madre de este, avanzé hasta al lado de ella y le dje al escuadrón...
-Yo iré a la guerra por él.- dije apuntando al joven. La madre llorando me abrazó y agradecía muy humildemente.
-Quien es el??- preguntaron intrigados los encargados de ir a buscar a los futuros guerreros...
-Soy su ahijado, mis padres murieron y esta humilde señora me ha criado... por lástima estaba de compras- Dije mostrando una bolsa que traía -asi que no supe por que se estaba retirando...-
Por suerte no tenía hogar alguno, asi que no estaba arraigado directamente a agún hogar o familia... asi que no violé ninguna regla al sustituir a un pariente de esa señora, la cual me abrazaba y besaba mis mejillas agradecida totalmente. Me separé un poco de la dama y silvé fuertemente, el muchacho miró con una gran intriga, hice una seña para que se acercara.
Los integrantes de las escuadras se miraron y notaron que ya habian varias familias, y que efectivamente yo no pertenecia a ninguna de ellas...
-Está bien chico, tu vas con nosotros-
No muy convencido avanzé hasta toparme con el pequeño muchacho.
-Tienes una linda familia, espero la cuides enano...- dije alborotandole el cabello al muchacho, me retiré del sitio siguiendo a los otros futuros soldados del reino...
Avanzaban casi todos casi sin animos, algunos con ganas de etrenarse ya que sus sueño era integrar las fuerzas ofensivas del reino, asi que esta era su hora. Yo por mi parte, no estaba del todo convencido, pero si algo bueno podía obtener de esto lo haría a pesar de todo.

Una vez avanzamos con el grupo de futuros soldados, se veía avanzar un grupo de carretas jaladas por caballos, los hombres que en ella iban, segun lo que decía la gente, eran bajas de guerra, muchas bajas de guerra.
Ya al llegar al cuartel vi como la gente se aconglomeraba al rededor de un hombre con armadura, nos darí la "bienvenida" a la futura guerra por lo que parece

“Hermanos y hermanas. Estos han sido malos tiempos para todos nosotros. Hemos recibido malas noticias del sur. La ciudad de Torimil ha sido arrasada por los barbarianos. Algunos de nuestros hermanos han sobrevivido, pero muchos no. Nuestros espías y soldados reportan que los salvajes vienen hacia nuestra capital. No tenemos tiempo que perder.

“Pero no pierdan valor hermanos. Por cada soldado nuestro que ha regresado a los brazos de Ilumihel, 10 de ellos han caído. Vienen cansados y en menor número, pero eso no los detendrá! Solo acero frio por el corazón o una flecha a la cabeza. Son guerreros feroces, inmunes al dolor y al miedo. Pero carecen de honor, dedicación y disciplina, lo cual nosotros si tenemos! Ellos pelearan por la locura que los ha poseído, pero nosotros, nosotros defenderemos a nuestra familia, nuestra ciudad, y nuestra nación! La única misericordia que les mostraremos en una muerte veloz!”


el discurso fue realmente bueno... pude haberlo mejor yo, pero de todas formas me convence esa forma de hablar, traté de no exaltarme tanto, pero mis ojos no daban mas que chispasos de emoción. de pronto habló un hombre, bastante pequeño pero se notaba que era Rigido y firme, no se veía una mala persona, pero su mirada era extraña, la tristeza de la gran cantida de bajas, supongo...



“No necesito recordarles para que peleamos. Yo estoy aquí porque tengo que entrenar a todos y a cada uno de ustedes para convertirlos en soldados dignos del escudo imperial. De las primeras cosas que vamos a hacer es determinar en qué lugar trabajan mejor. Algunos serán aptos para luchar mano a mano, y habrá otros que cuidaran a los heridos. Sin embargo, todos y absolutamente todos van a tomar entrenamiento de combate a corta distancia. Ni modo maguitos, si no pueden defenderse contra una espada que se les viene encima, no van a llegar muy lejos.
Pero primero lo primero. Hagan fila y vallan a registrarse con Marcus aquí enseguida. Una vez que se anoten, van al almacén para recoger su uniforme. Los que no vivan aquí en la capital, se les asignará un cuarto para que se queden. Si se pierden, pregúntenle a cualquier guardia. Después de que tengan su uniforme, se les dará una guía rápida por todo el cuartel para que se familiaricen con el lugar. Bueno, manos a la obra! Porque mañana los quiero ver a todos ustedes aquí despiertos a primera luz del día!”


Fue entonces cuando me preguntaba para que servía, Siempre que tratan de asaltarme uso cuchillas, pero.. seria eso util para esta guerra? me preguntaba mientras avanzaba hacia el tipo de los libros y plumas, fui uno de los primeros en registrarme... dí mis datos e informé que no contaba con un hogar por aquí cerca, por lo que me asignarían una habitacion del cuartel. Avanze luego al almacén a buscar mi uniforme, el cual no sabía como ha de quedarme, aparte tampoco sabía que pasaría con Ansuz, pero sería tema para otro día por ahora me preocuparía de ponerme al tanto de mi especialidad en armas...





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rayver
Espadachin
Espadachin


Mensajes : 10
Experencia : 10
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Sáb Jul 02, 2011 12:37 am

Spoiler:
 


Con la partida de mi hogar y de mi pueblo natal, me dirigi a la ciudad capital del reino, solo me iba a demorar unos días a pasa veloz, y con provisiones de sobras, auspiciadas por mi huerto podía ir en tranquilidad. Sabía que mi padre no erael unico difunto dela guerra por lo que deducí que en pocos días iban a volver a reclutar a los nuevos miembros de la milicia. Esos días se percibía en el ambiente cierta penumbra, el cielo estaba parcialmente nublado y parecía que cada día que pasaba se iba poniendo más tormentoso, algo raro ya que hace años que el reino estaba en un estado de sequiía criticos, y no le venía mal que lloviera un tiempo.
Al tercer día de andar caminando practicamente sin parar logre ver a la distancia las entradas del pueblo, debo confesar que me sentí alegre y mi corazón dio cierto vuelco de emoción al pasar por entre las grandes columnas de piedra respaldada por guardias que vigilaban el paso hacia a Rin Venturios. Apesar de las condiciones climáticas, la gente que habitaba el lugar parecía disfrutar con normalidad su reino, los niños jugaban entre los árboles, los jovenes bailaban al compas de los trovadores, y los adultos realizando sus compras en el mercado haciendo vida social. De poco me fuí adentrando a la multitud, "¿Donde rayos estan las inscripciones?" pensó con impaciencia"Tanta gente, me desespera", era practicamente imposible saber donde seencontraban, nunca había dejado mi pueblo para embarcarme en una aventura, debía de preguntarle a alguien.
Escuchad, escuchad! El rey Boaran ha decretado que un miembro de cada familia debe de dirigirse al cuartel para recibir entrenamiento militar. Nos han llegado noticias que los barbarianos se están acercando cada vez más a nuestras ciudades, y están destruyendo todo lo que se encuentre en su paso! Debemos de prepararnos para enfrentarlos!” dijo un heraldo que había por ahí cerca, de poco el pánico se apodero de la gente, muchas familias ya habían enviado a sus maridos y temían que les tocara a sus hijos muchos, de ellos menores de edad. Con cierta malicia sonreí, no podía ser más oportuno, le gente se quedó escuchando el resto de las noticias, mas yo me fui en busca de algún soldado que me llevará hasta el lugar de inscripciones. Comencé a adentrarme por las calles, alborotada de gente que corría despavrida asu casa, para dar las terribles noticias, mientras algunos soldados ya se les habían adelantado y les habían dado las noticas en personas, se veía desde ancianas madres rogando para que nose llevarán a su hijo hasta pequeós niños decidos a ir a la guerra por la condición de sus padres, esto último me conmovio.
Si mi plan era entrar de incognito, los guardias no debían de ficharme en sus listas o me consegía una identidad falsa o inventaba algo bastante bueno para que me dejaran entrar. Poco a poco fueron juntando gente por montones y una vez que tenían la cantidad requerida, fuimos escoltados hacia el cuartel principal de la ciudad, ahí los esperaban para recibirnos y deseguro decirnos algunas palabras dealiento y de esperanza. Un hombre bajo, con la cara casi tapada en barba y el cuerpo repleto con su resplandeciente armadura, se asomó a un podio, se notaba que compensaba su estatura con su fuerza, miró hacia el público con una mirada de nostalgia y tristeza, dijo:
"Hermanos y hermanas. Estos han sido malos tiempos para todos nosotros. Hemos recibido malas noticias del sur. La ciudad de Torimil ha sido arrasada por los barbarianos. Algunos de nuestros hermanos han sobrevivido, pero muchos no. Nuestros espías y soldados reportan que los salvajes vienen hacia nuestra capital. No tenemos tiempo que perder.
Pero no pierdan valor hermanos. Por cada soldado nuestro que ha regresado a los brazos de Ilumihel, 10 de ellos han caído. Vienen cansados y en menor número, pero eso no los detendrá! Solo acero frio por el corazón o una flecha a la cabeza. Son guerreros feroces, inmunes al dolor y al miedo. Pero carecen de honor, dedicación y disciplina, lo cual nosotros si tenemos! Ellos pelearan por la locura que los ha poseído, pero nosotros, nosotros defenderemos a nuestra familia, nuestra ciudad, y nuestra nación! La única misericordia que les mostraremos en una muerte veloz!”


El discurso era bastante inspirador, de verdad me había encendido cierta chispa en mi corazón, todos vitorearon al pequeño hombrecito, todos parecían haberce convencido de lo que debían hacer, la gran multitud no me dejaba ver con claridad al podio, por lo que busqué altura en un árbol para ver mejor. Ahora le tocaba el turno para hablar al otro general, el pequeño hombre se bajo y le dio un leve toqué en la espalda, para darle el aviso de que debía salir adelante, era más alto y menos macizo que el anterior, su pelo gris y su cara mostraba más edad de la que tení," en lo que amí concierne ya debía de estar jubilado, pero si recñutan niños, ¿porque no pueden tener ancianos?"·


"No necesito recordarles para que peleamos. Yo estoy aquí porque tengo que entrenar a todos y a cada uno de ustedes para convertirlos en soldados dignos del escudo imperial. De las primeras cosas que vamos a hacer es determinar en qué lugar trabajan mejor. Algunos serán aptos para luchar mano a mano, y habrá otros que cuidaran a los heridos. Sin embargo, todos y absolutamente todos van a tomar entrenamiento de combate a corta distancia. Ni modo maguitos, si no pueden defenderse contra una espada que se les viene encima, no van a llegar muy lejos.
Pero primero lo primero. Hagan fila y vallan a registrarse con Marcus aquí enseguida. Una vez que se anoten, van al almacén para recoger su uniforme. Los que no vivan aquí en la capital, se les asignará un cuarto para que se queden. Si se pierden, pregúntenle a cualquier guardia. Después de que tengan su uniforme, se les dará una guía rápida por todo el cuartel para que se familiaricen con el lugar. Bueno, manos a la obra! Porque mañana los quiero ver a todos ustedes aquí despiertos a primera luz del día!”

Justo lo que quería oir, Marcus, el sujeto a cargo de las inscripciones, los que tenían sus objetivos claros fueron de forma inmediata hacia él, yo estaba entre uno de ellos, y de a poco la fila comenzó a formarse, algunos se quedaron conversando en grupos esperando a que se desocupara y otros esperando a que las cupos estuvieran repletos"ilusos". La pequeña mesa donde Marcus estaba anotando a los nuevos reclutas, estaba repleta por libros, hojas sueltas, y plumas, un sin fin de pluma, tantas que se podía armar una gallina con ellas. El proceso era rápido ya que cada 5 minutos, la enorme fila iba avanzando, hasta que después de 1 hora me tocó llenar la ficha, la cuál era bastante simple; Nombre, Edad y localidad.
El problema que sabía que me iba a tocar tarde o temprano, el nombre, mire a todos lados y no sabía que poner, no me podía demorar mucho, "¿Quien se demora en anotar su nombre? solo un tarado" pensé, de pronto me percate que era la ficha número 15, por lo que se me oucrrio la una idea que quizas no iba funcionar, pero era mejor que nada.
-¿Numero 15?- dijo Marcus con extrañeza- necesitamos su nombre de verdad, no payasadas como esta- dijo algo molesto.
-¿Quiere mi nombre o mi servicio?- dije lo más rudo posible-Lo siento nose lo puedo dar, no tengo... no me acuerdo en verdad- agregó al ver la cara de enfado de Marcus- se que no me creera, pero hace unos días desperte y no sabía quién era, ni donde estaba, a juzgar por mi ropa y olor, me debieron haber asaltado
-Que conveniente-dijo Marcus sarcástico
-Si, encontre que era lo que más me convenía para empezar el día-dije irónico, me analizó mi fachada para ver si mentía y luego de unos segundos, me dijo que estaba que mi formulario ya estaba listo.
Fui a buscar mi nuevo uniforme, y como citadino sin memoria, me asignaron una habitación en el lugar, me acoste con una sonrisa satisfactoria, ya que mi fase uno había sido un comlpleto éxito, y ahora venía la segunda parte; el entrenamiento...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aluzkreri
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 36
Experencia : 60
Fecha de inscripción : 13/06/2011
Localización : Azeroth

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Mar Jul 05, 2011 10:28 am

Disculpen la tardanza. Estube sin internet decente todo el fin de semana y aun hasta hoy sigue sin querer cooperar mucho. Pero le hare la lucha.

Muy bien, ya tenemos nuestros posts introductorios para ambos personajes. Veamos cómo les fue:

@Uuniko

  • La personalidad un tanto despreocupada se mostró constante durante el post. Se nota que a pesar de no estar del todo interesado por otros, que tiene cierto sentido de nobleza. Quizás fue más impulsivo que lógico, pero al tomar el lugar del muchacho, Gael se ve ahora metido en el cuartel. Y aun ahí, no estaba mortificado. Buen manejo de la personalidad.
  • Tu escrito fue legible a lo largo de todo el post. Habían algunas faltas de ortografía, o quizás fueron ‘typos’ (errorcitos de una tecla por otra), por ahí pero no se perdió el seguimiento de la lectura. Las ideas estaban bien ligadas y coherentes.
  • Por otro lado, lograste utilizar propiamente el medio que te rodeaba para haber metido a Gael a la historia. También usaste a los npcs para ayudarte a avanzar la historia.
  • En general, muy bien hecho.


@Rayver

  • Se distinguía claramente que ‘numero 15’ es, por así decirlo, un bastardo cínico. Pero igual lo vamos a querer. En tu caso, usaste tanto la historia/biografía de tu personaje, como su personalidad, para incorporarte a los sucesos. Se notaba que su sed de venganza era lo que lo impulsaba.
  • Tienes buena forma de escribir, tus ideas eran claras y se entendía la trama. Muy bien hecho.
  • Próximamente habrá posts donde tendrás que interactuar más con otros personajes, ya sean los que yo controlo como master, otros jugadores, o los npcs de relleno. Al igual habrá ocasiones en donde no sea necesario interactuar con otros.
  • Para ser tu primer post de rol, andas mucho mejor que otras personas que he visto. Vas a avanzar muy rápido aquí si sigues así.





Ya que salga del trabajo, agregare la actualizacion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uuniko
Espadachin
Espadachin
avatar

Mensajes : 16
Experencia : 16
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Miér Jul 06, 2011 2:04 pm

OFF: bueno, ahora supongo que hay que esperar la actualizacion, o proseguimos con las situaciones que llevan los pnj.?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aluzkreri
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 36
Experencia : 60
Fecha de inscripción : 13/06/2011
Localización : Azeroth

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Miér Jul 06, 2011 10:42 pm

Disculpen la tardanza! Internet malo...



A como fueron pasando los recién inscritos, la mayoría se fue dirigiendo al cuartel para recoger sus uniformes y recibir sus avisos. Dentro del cuartel mismo, el edificio central de la área, los reclutados fueron agrupados en grupos de 10 personas a como fueran llegando. A cada grupo le tocaba un guía, que en realidad era uno de los soldados con ya tiempo de experiencia.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

“Bueno, ustedes se vienen conmigo. Yo me llamo Yuri Lowel, por el día de hoy seré su guía, aunque más bien pareciera que tengo que ser mama gallina y ustedes serían los pollitos. Espero que ya todos tengan sus uniformes en la mano porque no voy a regresar si se les olvidó algo.” dice un muchacho vestido de negro con cabello negro largo. A primera vista pareciera no estar vestido como guardia por falta de armadura visible, pero al parecer los demás guardias lo respetaban. Era alegre el muchacho, de figura algo delgada y sin mucho peso, aunque no del todo de muy mal ver (como en el caso de una de las muchachas que se escondió casi todo el camino detrás de su amiga porque no se le quitaba lo sonrojada).

Yuri fue guiando al grupo hacia afuera del cuartel, a menudo haciendo paradas para verificar que no se le hubieran extraviado “pollitos” y para señalar lugares de importancia. El grupo que le toco era variado, 3 guerreros, 2 magos, 2 curanderos y 3 ladrones. Entre ellos estaban Gael y ‘Número 15’.


“Como ya se habrán dado cuenta este es el cuartel.” Dijo Yuri mientras salían del edificio. “Aquí es donde están los dormitorios, la cafetería, los baños y una armería, entre otras cosas. Al final del tour los llevare a los dormitorios los que no tienen a donde quedarse. Básicamente aquí es donde van a pasar la mayoría de su tiempo en que no están entrenando. Ahora, el campo de entrenamiento tiene forma de un pentágono más o menos… creo que será más fácil dibujarlo.” Comento el muchacho mientras sacaba de un bolsillo un pedazo de papel. Hizo una mueca al extender la hoja que estaba muy bien doblada, ya que tenia escrito ‘Yuri, esta vez no olvides recoger tu ropa! Porque ya no te la voy a estar lavando! –Flynn’, pero rápidamente voltio la hoja y con un lápiz que saco de la nada empezó a dibujar.

Offrol: no les encanta como en los videojuegos pueden sacar literalmente todo de la nada? Jajajaja.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Mapa del cuartel y sus alrededores

“Muy bien, nosotros estamos aquí en el centro.” Dijo mientras mostraba el mapa a los demás. “Hay tres entradas, una hacia el castillo, otra hacia el mercado, y la ultima hacia las áreas residenciales. En caso de que suceda algo, los portones se pueden abrir o cerrar a según la necesitad. Aquí abajo esta la Torre de Arcana, donde los magos van a estar una vez que pasen en entrenamiento básico. Por acá al otro lado está el Templo de Atulan, donde entrenaran los curanderos eventualmente. Abajo del templo, está el Escudo Imperial, que es donde todos van a empezar y donde los guerreros entre ustedes van a quedarse. Arriba pegado a las áreas residenciales, está el parque junto con la Corte de la Verdad. Normalmente el parque se usa para festivales, carnavales y ferias, pero por ahora es donde entrenaran los ladrones. Nomas aviso que si alguno de ustedes, o cualquier otro de sus compañeros, intenta robarse algo, van a estar lavando las letrinas de rodillas por un mes entero. La Corte de la Verdad se usaba principalmente como universidad para los que fueran a ser escribas o legisladores, pero por el momento, los que sean promovidos a capitanes o líderes de escuadrones van aquí para… aprender a mandar mejor a otros. Bueno, vallamos viendo a cada lugar.” Y con eso dicho, guardo el mapa en su bolsillo y llevo al grupo a cada lugar.

El tour terminó unas horas más tarde, el último lugar visitado fue el parque. Ahí, los que tenían hogar se retiraron, y los que quedaban regresaron junto con el guía al cuartel.


“Entonces los 4 de ustedes son de afuera. Bueno hora de conseguirles cuarto. Quédense aquí en la cafetería en lo que averiguo en donde hay cuartos disponibles.” Les dijo a los restantes una vez adentro del cuartel. El hombre se retira por unos minutos, pero al rato regresa con 4 tarjetones en la mano. “Bien, aun no estamos tan llenos, pero tendrán que compartir cuarto con alguien más. Síganme.”

Subieron por unas escaleras hasta el tercer piso. De ahí, tomaron un pasillo hacia el norte. “Como verán, todos los cuartos tienen numeración.” Este levanta uno de los tarjetones que decía 3N18, y luego apunta a una de las puertas que decía 3N3. “El primer número es para el piso, la letra que le sigue es hacia donde queda, al norte, sur, este u oeste. El último número es para el cuarto en sí. Nosotros tomamos las escaleras centrales, que son las más fáciles para ubicar, pero hay más escaleras. Usen las principales hasta que se acostumbren donde queda todo. Bueno, a ustedes dos les toca en este cuarto.” Y le da a dos muchachos una tarjeta que decía 3N10 a cada uno y abre la puerta con la misma numeración. “No esta tan apretado, pero si llega más gente, tendrán que compartir con otras dos personas más. El de ustedes dos,” dice dirigiéndose a Número 15 y a Gael, “queda al final del pasillo. Aquí tienen.” Y le entrega a cada uno su tarjeta. “La tarjeta es nomas como recordatorio para cual es su cuarto. Traten de no perderla muy pronto, porque ahorita es algo de problema averiguar cual cuarto les tocaba. Hmm… que mas me falta… hay dos baños en cada piso y una sala. Los baños quedan en la esquina Noreste y Suroeste. La sala esta al Sureste. También hay un cuarto con artículos de limpieza, pero recuerden regresar lo que tomen. De una vez les aviso que nadie les va a limpiar el cuarto sí que ustedes tendrán que mantenerlo ordenado. Creo que eso es todo por hoy. El resto del día es suyo. Nomas no olviden
que tendrán que amanecer temprano y estar abajo frente al Escudo antes de las 6am. Hay desayuno en la cafeteria deste las 4:30am, si es que alcanzan a llegar. Y con esto, yo me retiro. Nos vemos.”
Se despide el muchacho de cabello oscuro y los deja.




Instrucciones:

Ya les dieron el tour. Les toca describir un poco que hicieron durante el tour y después de. Gael y Número 15 tendrán que compartir cuarto. Quiero ver interacción entre sus personajes. El cuarto que les toco no tiene mucho, hay dos camas con literas, una mesa con cuatro sillas, un sillon, un escritorio con silla, y dos roperos con cajones. Ustedes decidan como quieren dividirse el cuarto.

Diviertanse!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Uuniko
Espadachin
Espadachin
avatar

Mensajes : 16
Experencia : 16
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Sáb Jul 09, 2011 12:48 pm

Gael:



"Gael":
 


Una vez con mi uniforme en la mano y con Ansuz sobre mi hombro me dedique a vagar por los sectores del cuartel, mientras no me mandaran a hacer algo o ir hacia algún sitio, seguiria recorriendo errante los sectores de, lo que sería ahora mi nuevo hogar.
De pronto vi como reunían a todos para darnos una especia de tour o guía por la zona, me acerqué donde estaban todos y nos separaron en grupos de mas o menos 10-11 personas, a nosotros nos guiaría un tipo de pelo púrpura y largo, mencionó que se llamaba Yuri,

“Bueno, ustedes se vienen conmigo. Yo me llamo Yuri Lowel, por el día de hoy seré su guía, aunque más bien pareciera que tengo que ser mama gallina y ustedes serían los pollitos. Espero que ya todos tengan sus uniformes en la mano porque no voy a regresar si se les olvidó algo.” Decía mientras avanzábamos, a lo cual yo observé lo que cargaba conmigo y corroboré tener el uniforma completo. mientras seguíamos avanzando el Guia, que extrañamente no poseía armadura como los otros dos sujetos que nos habían hablado anteriormente, mas de todas formas se notaba que tenía un cargo superior y que conocía a la perfección la zona.
Mientras seguíamos avanzando pude notar como una de las muchachas se sonrojaba y reia nerviosamente cuando Yuri le ponia la vista encima, yo por mi parte solo me reía de la situación, me extraño tambien ver mujeres enlistadas a la guerra; deben, o ser muy buenas o tener muchas complicaciones dentro de su grupo-familia, aunque eso no me incumbía en nada.
Avanzamamos mientras Yuri nos explicaba de que trataba todo.
“Como ya se habrán dado cuenta este es el cuartel, Aquí es donde están los dormitorios, la cafetería, los baños y una armería, entre otras cosas. Al final del tour los llevare a los dormitorios los que no tienen a donde quedarse. Básicamente aquí es donde van a pasar la mayoría de su tiempo en que no están entrenando. Ahora, el campo de entrenamiento tiene forma de un pentágono más o menos… creo que será más fácil dibujarlo.” Con eso sacó un trozo de papel de su bolsillo y lo extendió, y comenzó a dibujar.
" de donde Mier... sacó eso??" Me pregunté extrañado por no saber de donde obtubo el lápiz, pero sin prestar mayor atención a eso, y si al dibujo. me di cuenta como estaba distribuido todo. Mostró el mapa para explicar mejor y más detalladamente.

“Muy bien, nosotros estamos aquí en el centro. Hay tres entradas, una hacia el castillo, otra hacia el mercado, y la ultima hacia las áreas residenciales. En caso de que suceda algo, los portones se pueden abrir o cerrar a según la necesitad. Suceda algo? A que se referirá con eso... me preguntaba intrigado, podrían haber ataques sorpresa del enemigo, era una de las ideas que se me ocurría, pero bueno, no era tiempo de preocuparse, al menos no ahora. Aquí abajo esta la Torre de Arcana, donde los magos van a estar una vez que pasen en entrenamiento básico. Por acá al otro lado está el Templo de Atulan, donde entrenaran los curanderos eventualmente. Abajo del templo, está el Escudo Imperial, que es donde todos van a empezar y donde los guerreros entre ustedes van a quedarse. Arriba pegado a las áreas residenciales, está el parque junto con la Corte de la Verdad. Normalmente el parque se usa para festivales, carnavales y ferias, pero por ahora es donde entrenaran los ladrones. Nomas aviso que si alguno de ustedes, o cualquier otro de sus compañeros, intenta robarse algo, van a estar lavando las letrinas de rodillas por un mes entero. "Vaya, esa indirecta la sentí dirigida..." pensaba mientras seguía atento a las palabras de Nuetsro guía. La Corte de la Verdad se usaba principalmente como universidad para los que fueran a ser escribas o legisladores, pero por el momento, los que sean promovidos a capitanes o líderes de escuadrones van aquí para… aprender a mandar mejor a otros. Bueno, vallamos viendo a cada lugar.”

Dicho esto avanzamos pausadamente por cada uno de los sitios donde Yuri nos contaba historias de como era la vida entrenando en el cuartel y como todos se hacían muy amigos y también nos explicaba que los entrenamientos ni los horarios serían fáciles de realizar.
Al terminar el tour algunos de los futuros guerreros se retiraron a sus respectivos hogares, nos quedamos con Yuri entonces yo y 3 personas más.
“Entonces los 4 de ustedes son de afuera. Bueno hora de conseguirles cuarto. Quédense aquí en la cafetería en lo que averiguo en donde hay cuartos disponibles.”
dejo mientras se retiraba del sector. Una de las 3 personas allí presentes me llamó bastante la atención, era un muchacho, encapuchado con una mirada seria y rencor en sus ojos... estaba por acercarme a hablarle alguna cosa, por lo menos para adelantar las futuras presentaciones después de todo, seríamos compañeros en el campo de batalla, Pero en ese instante se nos acercó nuevamente el guía esta vez portando unas tarjetas
“Bien, aun no estamos tan llenos, pero tendrán que compartir cuarto con alguien más. Síganme.”
Dijo mientras nos hacía subir por unas escaleras y luego caminamos a través de un pasillo.

“Como verán, todos los cuartos tienen numeración.”
decía mientras enseñaba una de las tarjetas y señalaba a una de las puertas del cuartel

“El primer número es para el piso, la letra que le sigue es hacia donde queda, al norte, sur, este u oeste. El último número es para el cuarto en sí. Nosotros tomamos las escaleras centrales, que son las más fáciles para ubicar, pero hay más escaleras. Usen las principales hasta que se acostumbren donde queda todo. Bueno, a ustedes dos les toca en este cuarto.”

No comprendí ni la mitad de lo que dijo pero con saber donde dormiría todo estaría bien. Luego el Muchacho guerrero entregó 2 de las tarjetas a las otras 2 personas, y quedamos entonces solo yo y el misterioso chico de la mirada seria.
queda al final del pasillo. Aquí tienen.”
decía entregando las tarjetas. el joven raro, solamente se remitió a guardar silencio, mientras yo escuchaba a yuri mencionar algunas instrucciones básicas

“La tarjeta es nomas como recordatorio para cual es su cuarto. Traten de no perderla muy pronto, porque ahorita es algo de problema averiguar cual cuarto les tocaba. Hmm… que mas me falta… hay dos baños en cada piso y una sala. Los baños quedan en la esquina Noreste y Suroeste. La sala esta al Sureste. También hay un cuarto con artículos de limpieza, pero recuerden regresar lo que tomen. De una vez les aviso que nadie les va a limpiar el cuarto sí que ustedes tendrán que mantenerlo ordenado. Creo que eso es todo por hoy. El resto del día es suyo. Nomas no olviden
que tendrán que amanecer temprano y estar abajo frente al Escudo antes de las 6am. Hay desayuno en la cafeteria deste las 4:30am, si es que alcanzan a llegar. Y con esto, yo me retiro. Nos vemos.”

Fue entonces cuando realmente no entendí anda, solo comprendi lo de las tarjetas y que el desayuno era a las.. ¡¡¡4:30!! , bueno, algo debía de hacer, era comenzar a madrugar.
Despues que Yuri hablara, el extraño muchacho se retiró silenciosamente a la habitacion, yo solamente le seguí el paso.


OFF:Dejo entonces pendiente ya que falta lo de Rayver, Haré el post del dialogo de la habitacion en conjunto por msn si me lo permites :P
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rayver
Espadachin
Espadachin


Mensajes : 10
Experencia : 10
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Dom Jul 10, 2011 9:16 pm

Spoiler:
 





El lugar parecía estar totalmente alborotado, había mucha gente y mucho caos, entre que iban a inscribirse y buscar su uniforme, cada uno andaba por su cuenta en el extenso cuartel, Numero 15 decidió alejarse un momento del desorden, ahora le venían las ansían de lo que le tocaba vivir, pero por el momento solo espero con cautela cerca de un árbol. Al cabo de unos minutos empezaron a salir diferentes personas provenientes del cuartel, llamando a los recién reclutados, habían los suficientes como para formar grupos de 10, entre todos ellos se encontraba un sujeto de pelo largo y negro, tenía un cuerpo bastante delgado y largo, se veía que era un sujeto alegre^^, que convenientemente era uno de los más cerca al encapuchado hombre y se le acercó.

“Bueno, ustedes se vienen conmigo. Yo me llamo Yuri Lowel, por el día de hoy seré su guía, aunque más bien pareciera que tengo que ser mama gallina y ustedes serían los pollitos. Espero que ya todos tengan sus uniformes en la mano porque no voy a regresar si se les olvidó algo.” "arrogante"pensó,"espero que seas lo suficientemente bueno para serlo" de a poco comenzaron a moverse dando breves explicaciones de los lugares y de vez en cuando chequeando si el grupo se mantenía unido, algo que le causo mucha gracia a Nº15 fue una niña que se ocultaba por lo sonrojada que se ponía al ver a su guía.

“Como ya se habrán dado cuenta este es el cuartel.” . "¿En serio?, pensé que era un establo" “Aquí es donde están los dormitorios, la cafetería, los baños y una armería, entre otras cosas. Al final del tour los llevare a los dormitorios los que no tienen a donde quedarse. Básicamente aquí es donde van a pasar la mayoría de su tiempo en que no están entrenando. Ahora, el campo de entrenamiento tiene forma de un pentágono más o menos… creo que será más fácil dibujarlo.”y de la nada como si fuera un truco de magia sacó un trozo de papel y un lapiz, realizando un esquema de lo que era el lugar.

Muy bien, nosotros estamos aquí en el centro.”El lugar era un enorme pentagono y en cada esquina se encontraba los edificios más importantes . “Hay tres entradas, una hacia el castillo, otra hacia el mercado, y la ultima hacia las áreas residenciales. En caso de que suceda algo, los portones se pueden abrir o cerrar a según la necesitad. Aquí abajo esta la Torre de Arcana, donde los magos van a estar una vez que pasen en entrenamiento básico. Por acá al otro lado está el Templo de Atulan, donde entrenaran los curanderos eventualmente. Abajo del templo, está el Escudo Imperial, que es donde todos van a empezar y donde los guerreros entre ustedes van a quedarse. Arriba pegado a las áreas residenciales, está el parque junto con la Corte de la Verdad. Normalmente el parque se usa para festivales, carnavales y ferias, pero por ahora es donde entrenaran los ladrones. Nomas aviso que si alguno de ustedes, o cualquier otro de sus compañeros, intenta robarse algo, van a estar lavando las letrinas de rodillas por un mes entero. La Corte de la Verdad se usaba principalmente como universidad para los que fueran a ser escribas o legisladores, pero por el momento, los que sean promovidos a capitanes o líderes de escuadrones van aquí para… aprender a mandar mejor a otros. Bueno, vallamos viendo a cada lugar.”
De a poco comenzamos a recorrer el lugar, haciendo paradas en cada una de los edificios, Yuri iba explicando lo que realizaban en el lugar, contaba ciertas anécdotas suyas de cuando el ingreso e historias de como era la vida en general dentro del cuartel. Parecía que hubiesen estado caminando toda la mañana para Numero 15 le era tortuoso caminar, no había tenido la oportunidad de descansar cuando llegó a la ciudad y sus pies ya le estaban doliendo del cansancio.

Cuando el tour termino, el grupo se disolvio, quedando solamente los que no tenían hogar en la ciudad“Entonces los 4 de ustedes son de afuera. Bueno hora de conseguirles cuarto. Quédense aquí en la cafetería en lo que averiguo en donde hay cuartos disponibles.” El muchacho del pelo largo se había marchado, dejando al cuarteto solo envolviendose en el incómodo y mortifero silencio, Nº15 se apoyo en una de las murallas esperando con un leve tic nervioso en el pie mviendolo con tal rapidez que nose podía apreciar con claridad, uno de los acompañantes parecía determinado a romper el hielo entre los cuatros. El sujeto tenía una mirada profunda, pero irradiaba paz , era relativamente alto con una vestimenta sencilla y con un buhó, que le combinaba con su pelo café, apoyado en su hombro. "Que nose acerque"pensó, en el momento no tenía intensiones de conversar con nadie y esperaba que por una buen tiempo no tuviera esa necesidad y como si fuera controlado por sus pensamientos, Yuri había vuelto.
“Bien, aun no estamos tan llenos, pero tendrán que compartir cuarto con alguien más. Síganme.”-dijo el chico, Mientras que Nº15 gritaba"Fuck!" en su cabeza facepalm
Tenía unas tarjetas con una inscripcion de numeros "El primer número es para el piso, la letra que le sigue es hacia donde queda, al norte, sur, este u oeste. El último número es para el cuarto en sí. Nosotros tomamos las escaleras centrales, que son las más fáciles para ubicar, pero hay más escaleras. Usen las principales hasta que se acostumbren donde queda todo. Bueno, a ustedes dos les toca en este cuarto.” Como si fuera cosa del destino, a él y al muchacho del buhó les paso una tarjeta con la inscripcion 3N10 y nos abrio las puertas de la habitación, lo que menos tenía en sus planes era convivir con alguien y mucho menos con alguien tan opuesto a él, pero debían de llevarse bien, ya que en algún momento serían compañeros en el campo de batalla y necesitaria el apoyo de alguien conocido.
“La tarjeta es nomas como recordatorio para cual es su cuarto. Traten de no perderla muy pronto, porque ahorita es algo de problema averiguar cual cuarto les tocaba. Hmm… que mas me falta… hay dos baños en cada piso y una sala. Los baños quedan en la esquina Noreste y Suroeste. La sala esta al Sureste. También hay un cuarto con artículos de limpieza, pero recuerden regresar lo que tomen. De una vez les aviso que nadie les va a limpiar el cuarto sí que ustedes tendrán que mantenerlo ordenado. Creo que eso es todo por hoy. El resto del día es suyo. Nomas no olviden que tendrán que amanecer temprano y estar abajo frente al Escudo antes de las 6am. Hay desayuno en la cafeteria deste las 4:30am, si es que alcanzan a llegar. Y con esto, yo me retiro. Nos vemos.” El horario no era un mayor problema, acostumbrado acostarse y levantarse temprano gracias a su granja no le sería tan díficil acomodarse al lugar, y con cierta alegría entro al interior de la alcoba y se estiro sin pensarlo en la cama...




Última edición por Rayver el Jue Jul 14, 2011 2:55 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aluzkreri
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 36
Experencia : 60
Fecha de inscripción : 13/06/2011
Localización : Azeroth

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Dom Jul 10, 2011 9:41 pm

Muy bien muchachos, van por buen camino. En referencia a lo que preguntabas uuniko, si pueden prehacer la conversacion por messenger, pero deberan arreglarla para poder postearla. En arreglar me refiero a hacer mejores descripciones de la situacion y de lo que estan pensando.

Rayver, no se te olvide poner tu ficha, y de preferencia tambien agrega espacios o un renglon entre parrafos. Quizas notaste que se ve todo un tanto apretado.

Y otro detalle: en tu primer post, narraste desde el punto de vista de primera persona (yo), pero en este post cambiaste a tercera (el). Si vas a andar brincando de una a otra, se puede volver algo confuso. De preferencia escoge una y trabaja con esa. Si te gusta escribir en primera persona, pero se te dificulta describir lo que esta sucediendo que NO sea lo que esta viendo tu personaje, se pueden usar los 'offrol'.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aluzkreri
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 36
Experencia : 60
Fecha de inscripción : 13/06/2011
Localización : Azeroth

MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   Vie Ago 12, 2011 7:30 pm

A pesar de que ya había descendido el sol desde el cielo, y su hermana la luna iluminara a la ciudad con su suave luz, la capital de Rin Venturios aún seguía despierta. Cosa que en realidad no sorprende, ya que los reportes indicaban que tenían menos de un mes para prepararse ante un asedio frontal.

Sin embargo, mientras que la mayoría de los recién ingresados a la milicia ya estaban dormidos, varias personas seguían despiertas. Algunos patrullaban la ciudad en busca de peligro, otros se mantenían alertas parados sobre las murallas que rodeaban a la ciudad, y algunos cuantos más, caminaban por pasillos silenciosos en busca de conocidos para recibir noticias de los sucesos más recientes.YuriLowel, era una de esas personas que andan buscando a alguien en especial.

A pesar de haber resignado de su puesto como capitán de brigada, se vio forzado a reingresar por el peligro eminente. Aunque se le hubiera dado el rango de coronel, Yuri se negó a recibirlo. De hecho, incluso había intencionalmente desaparecido todo el día, hasta la noche lo encontraron jugando cartas en una taberna fuera de la ciudad en disfraz. Que había hecho el resto del día? Nadie sabe a excepción de Yuri mismo. Pero éste nunca diría donde estuvo. Con o sin título oficial, Yuri era respetado y admirado por casi todos los ciudadanos. Aquellos que habían tratado con él por lo general decían que era alguien agradable, un tanto sarcástico y bromista, pero serio y alguien en quien uno pudiera depender cuando la situación lo requería.
Normalmente, cuando se ponía a deambular a altas horas de la noche por los dormitorios del cuartel, era en busca de alguno de sus amigos para ir a tomar unas cuantas cervezas. Pero hoy era diferente. Lo que buscaba no era un compadre para ir a tomar, sino respuestas.



El muchacho siguió caminando hasta llegar a su destino, uno de los cuartos dentro del área designada para los capitanes, coroneles y otros oficiales de rango. Se paró frente a la puerta, cuyo único indicativo de quien era su residente actual era una pequeña placa atornillada que decía “Gen. Nox”. Sin decir nada de antemano, alza la mano y toca suavemente a la puerta tres veces. Yuri no estaba seguro si la persona que buscaba había regresado o no, pero sabía que intentar ingresar al cuarto sin previo aviso era como una invitación a que le lanzaran dagas a la cabeza.

“Quien?” dijo una voz desde adentro del cuarto con un tono enfadado.

“Soy Yuri. Quiero hablar contigo Albel.” Le respondió calmadamente el muchacho afuera.

Pasaron algunos momentos de silencio y sin movimiento alguno. Pero como un minuto más tarde, se escuchó a alguien suspirar, una silla siendo arrastrada y varios pasos.

“Entra pues. Pero te advierto que no empieces con tus bromas. No estoy de humor para aguantarte.” Dijo la persona mientras abría la puerta y se hacía a un lado para que Yuri pasara. Una vez que el muchacho pasara, Albel cerró la puerta detrás de ellos.

La habitación era bastante modesta para alguien que tenía el rango de General. Una cama, un armario, un baúl, un librero, un escritorio y un par de sillas. Fuera de lo elemental, no había decoración alguna. Sin embargo, el cuarto se encontraba bastante desarreglado. Parte de una armadura tirada en el suelo, junto con una mochila y unas botas. Sobre el escritorio había un cofre chico abierto, adentro se alcanzaban a mirar una variedad de herramientas, desarmadores, tornillos, llaves inglesas y otros artefactos irreconocibles salvo para un ingeniero. También habían varias herramientas regadas por el escritorio. Una de las sillas estaba movida de lugar, indicando que había estado en uso recientemente. Dicha silla estaba manchada de un lado con algo oscuro, al igual que el piso donde estaba. Yuri no perdió tiempo en ver y analizar todos esos detalles antes de voltearse para ver al otro hombre.

“Que querías Lowel? Ya sabes que no me agradan tus visitas nocturnas.”




Albel era general de una brigada destinada a ‘Operaciones Especiales’, que cubrían de todo, desde espionaje, sabotaje, captura de prisioneros, expediciones hasta asesinatos y emboscadas. En resumen, manejaban todo tipo de cosas y aspectos que no son bien vistos para un ejército respetable. Fuera de su brigada, pocas personas realmente interactuaban con Albel, pero los rumores que recorrían decían que era cruel, agresivo, propenso a la violencia, e incluso hasta sádico. Parte de ello era verdad, la otra era pura mentira, pero bien que servía para reforzar la imagen tenebrosa del general. Si había algo que si era cierto, es que Albel siempre cumplía la misión, sin importar que tuvo que hacer para llegar ahí. Antes, Albel era mucho más explosivo de carácter, pero desde que perdió su brazo izquierdo en una misión, se había calmado un poco. Pero ni eso lo detuvo, porque una vez que le pusieron un brazo artificial, regresó a trabajar con una determinación nunca antes vista.

Al ver a AlbelNox de frente, Yuri ya pudo comprender el desorden de la habitación. Albel estaba bastante herido. Su cabello multicolor que normalmente era indomable, estaba aún más desarreglado. Diversas heridas lo cubrían por todo el cuerpo, rasguños, cortadas y varios moretes eran visibles. Todo su antebrazo derecho estaba fuertemente vendado, aunque las vendas ya se habían manchado de sangre y necesitarían cambiarse pronto. El general también estaba evitando poner peso sobre su pie derecho, alguna otra herida traía oculta. Pero quizás la herida más notable era su brazo artificial. En pocas palabras, su brazo estaba inservible. Aparte de que era notorio que había perdido todo control motriz sobre él, dado a caía sin fuerzas, en varias partes se podía ver las piezas interiores fracturadas, tres de los ‘dedos’ habían desaparecido, y tanto aceite como sangre escurrían libremente.

Alarmado, Yuri jalo la silla que Albel había estado usando previo a su llegada y apunto hacia ella.

“Albel, siéntate. Ahora.” Dijo mientras sacaba un listón de un bolsillo y se recogía el cabello. “Por que no fuiste con tu mecánico si te dejaron así?!” casi le gritaba, pero al recordar cuál era la hora y donde estaba, bajo su tono de voz, aunque su enojo era evidente.

“Estaba haciendo algo al respecto cuando llegaste chamaco.” Le respondió mientras tomaba asiento.

“Al diablo con tu orgullo Albel. Ya viste como estas? Me sorprende que aun puedas usar tu otro brazo. Si continuas así, vas a terminar con ambos brazos siendo artificiales!”

Era bastante difícil hacer a Yuri enojar, pero si había algo en común entre los dos hombres era que les era difícil aceptar ayuda ajena. Necios, tercos u orgullosos, o las tres juntas, se les podía decir. Aunque a Yuri se le facilitaba mas dar ayuda, Albel… aun tenía mucho por trabajar en ese departamento. Pero curiosamente en ambos, cuando daban ayuda, eran un tanto más creativos de lo cotidiano, prefiriendo que el receptor de la ayuda no se enterara o que su trabajo pasara desapercibido, o simplemente hecho por algún misterioso benefactor. Normalmente, Albel detestaba que lo ordenaran, y el puro hecho de que acepto la orden sin regresar algún insulto a cambio, estaba bastante grave la situación.

Una vez que el general estuviera sentado, Yuri rápidamente extendió una mano para tomar herramientas.

“Ni intentes salvarlo. Esta demasiado dañado. Mejor… ayuda a desatornillarme el brazo desde la base.” Comento el hombre de cabello bicolor.

Yuri no era experto en mecánica, pero como había trabajado junto con Albel en un par de misiones, había aprendido algunas cosas sobre como funcionaba su brazo artificial. “Esto va a estar feo. Casi todos los tornillos se ven torcidos, y no me sorprendería que se te dañara la placa de montaje.”

Albel suspiro, y paso su mano humana por su cabello. “Entonces sácame la botella de ron que está detrás del tercer libro en la repisa superior.” Una vez con la botella en mano y que le diera un par de tragos. “Rómpelo si necesitas.”

Acertando una vez con la cabeza, el muchacho se puso a trabajar. Con ayuda y unas cuantas indicaciones a ciertos intervalos, pudo quitarle el brazo artificial, aunque como temía Albel, lo tuvo que hacer rompiendo varias de las partes. Tras haber separado el brazo y quitar el escombro que pudo, Yuri saco un par de toallas para limpiarle el hombro a Albel. Sin duda alguna, iba a estar adolorido por varios días, pero por lo menos sanaría.

“Ahora, que tanto sucedió?” pregunto Yuri mientras jalaba la otra silla para ver de frente a Albel.

Albel se quedo callado por algo de tiempo, pero Yuri sabía que tendría que esperarse a que el otro voluntariamente soltara la información. De lo contrario, aunque estaba herido, Albel aun podía patear a Yuri del cuarto y no decirle nada en absoluto. Eventualmente su paciencia dio fruto. “Fue una masacre. 10 de ellos por cada uno de nosotros.” Se espero otro rato antes de continuar. “No peleaban como personas ni bestias. Podías cortarles el brazo o la cabeza y aun así continuaban.”

“Que?! Como puede alguien seguir peleando si le cortas la cabeza?!”

“Eso era lo que yo quería saber en ese momento.” Dijo Albel después de tomarle otro trago a la botella que tenía en mano. “No entendí que era lo que realmente pasaba hasta que me vi rodeado de una docena de cuerpos mutilados arrastrando armas.”

“Pero… como? Entonces estaban –“

“Muertos. Estaban muertos Yuri. No eran una bola de barbarianos salvajes, ni mercenarios ni banditos. Era un ejército de cadáveres andantes.” Dijo por fin frustrado el general. “No teníamos verdadera forma para combatirlos. Ordene la completa evacuación de la fortaleza, y que prendiéramos fuego a todo lo que se quedara.”

Yuri había permanecido callado. Esto era mucha más información de la que se esperaba. Ya le habían tocado situaciones que tomaban vueltas a lo peor en un abrir y cerrar de ojos, pero esto era toda otra categoría. Y para que Albel de la orden de retroceder, es que la pelea estaba perdida. Comprendiendo la desesperación de su compañero, golpea la mesa con un puño cerrado.

“Joder. Con razón no los hemos podido parar. Nuestros difuntos alimentan a ese ejercito.”

Ambos suspiraron. El silencio reinó en el cuarto por varios minutos. Hasta que Albel le ofreció ron a Yuri.

“Toma. Tienes cara de que necesitas un trago. No te la tomes toda, tú tienes a tus…. Como les dices? Pollitos? Bah a la bola de buenos para nada que se acaban de inscribir que tienes que entrenar.”

Silenciosamente, el muchacho en negro tomó la botella y le dio varios tragos. No tanto como para intoxicado, pero lo suficiente como para haber quedado con las mejillas ruborizadas.

En realidad, Albel ya le había respondido a varias de sus dudas, aunque la razón original por la cual había venido seguía sin ser mencionada.

“Que fue de Flynn?” Flynn era el mejor amigo de Yuri desde la infancia, y era uno de los tantos que habían ido a defender Torimil. No había escuchado palabra alguna de su amigo y ya le estaba empezando a preocupar.

“En cuidado intensivo.” Le respondió el general.

La respuesta le trajo algo de paz a Yuri, aunque también mucha mortificación. Quien sabe que tan grave eran sus heridas, y no eran horas como para ir a dar una visita al hospital. Tendría que esperarse a que amaneciera para ir a verlo.

Con las respuestas que buscaba, Yuri se levantó y se preparo para alejarse. Sin embargo fue detenido al poner la mano sobre la perilla de la puerta cuando Albel lo llamó.

“Hey. 2 semanas. Eso es el tiempo que nos queda antes de que lleguen aquí. Los muertos no se detienen para comer o dormir.”

Yuri acertó con la cabeza, aceptando la nueva información. Más noticias malas. La ciudad ya estaba apresurada tratando de fortalecerse, pero si las cosas son como lo dijo Albel, y no tenía razón alguna para no creerle, todos tendrían que movilizarme más rápido.

Ambos intercambiaron despidos. Yuri se fue hacia su propia recamara, mientras que Albel hizo quien sabe que. Una vez en su cuarto, Yuri saco una botella de cerveza de uno de sus escondites secretos. Iba a necesitar ayuda para dormir.

Lamentablemente, ni las 3 botellas que se tomó le ayudaron a mantener a las pesadillas fuera de su mente. El sol salió demasiado rápido. No tuvo otra opción más que darse una ducha rápido e ir a entrenar a los de nuevo ingreso.



“Hola niños y niñas. Espero que durmieron bien porque va a ser un día largo.” Dijo Yuri sonriendo al grupo de jóvenes que estarían bajo su mando.

Como era de esperarse, la mayoría aún estaban literalmente arrastrando las cobijas. Varios se estaban tratado de quitar las lagañas de encima, otros tratando de domar la melena salvaje que solían llamar cabello y dos o tres andaban tratando de permanecer despiertos. A diferencia de sus alumnos, Yuri no mostraba evidencia alguna de que la noche previa había tomado.

“Bueno, los que no andan aun despiertos, va a despertar con esto. El día de hoy va a ser puro entrenamiento físico. Viendo a varios de ustedes puedo ver que no están muy en forma, y he ahí el porqué de esto.” Dijo el ahora entrenador-asignado. Varios de los reclutados gruñeron y vociferaron sus opiniones, uno con un vocabulario bastante colorido. “Bájale a contenido Sparky. No estamos aquí para intercambiar insultos.” Le respondió al muchacho malhabladode cabello parado sin rastro alguno de su actitud relajada.

El cambio de actitud fue bastante, al grado que uno de los que estaba dormido se despertó por completo. Yuri, por más que aparente ser un vagabundo sonriente que nada puede tomarse en serio, la realidad era otra, porque cuando toleraba bastante a las bromas, no iba a tolerar insultos. Un par de advertencias era todo lo que les daría a estos muchachos. Si no se alineaban, una buena humillada en combate seria la siguiente orden del día. Y si aun así continuaban dando problemas, mandaría una carta de recomendación a Albel para que educara a los pequeños bastardos. Ese hombre no necesitaba ambos brazos para dejar a alguien espantado de por vida.

"La razón por la cual hago esto es porque todos ustedes necesitan un calentamiento y un curso intensivo en combate. Cuantos de ustedes vieron a los soldados que regresaron ayer de Torimil?” Algunos levantaron una mano o susurraron entre sí mismos. “Vieron cuantos habían sobrevivido? Y en qué estado regresaron? Que tal cuantos muertos trajeron para enterar?” Algunos de los que habían visto a los soldados regresar bajaron su mirada. “37 sobrevivientes. 468 cadáveres. Eso fue lo que regresó ayer. Y de una vez les informo que tuvieron que abandonar a otros 500 y tantos cuerpos en el campo porque no podían cargar con todo.”

La noticia fue como un martillazo a la cabeza junto con una botella entera de licor concentrado. Ahora sí que todos se quedaron callados. Yuri les dió unos momentos para que procesaran la información. Las cifras que mencionó en realidad no estaban exageradas, ya que antes de haber llegado al área de entrenamiento, fue a las oficinas del cuartel para sacar la historia completa. Lo que le había dicho Albel la noche anterior fue cierto, todo. Incluyendo la parte sobre que los enemigos no estaban vivos. Se decidió entre las altas autoridades que este último detalle no sería compartido entre la multitud. Pánico a gran escala era lo último que necesitaban.

“Ahora comprenden la seriedad de la situación?Todos los que murieron eran soldados con experiencia, no recién reclutados como ustedes. La gran mayoría de ellos tenían más de 5 años de servicio. Y yo tengo menos de un mes para entrenarlos hasta el suelo y esperar que podamos defender contra el asedio. Mi objetivo no va a ser matarlos de cansancio, pero forzar a que sus cuerpos aprendan a funcionar bajo condiciones duras. Es preferible que estén cansados y adoloridos esta semana que cuando nos estén atacando. Créanme, estar 3 días bajo asedio sin dormir y casi nada de comer no es una experiencia placentera.

“Espero que con eso, ya se bajaron de sus nubes. Por eso hoy haremos puro condicionamiento físico. Y digo haremos porque yo también voy a hacer todo lo que les ordene, no me voy a quedar parado a un lado tomando el sol como seguramente varios de ustedes andaban pensando.

“Si alguien no tiene algo más que decir, empezaremos de una vez.”


El resto de la mañana se fue en diversos ejercicios de acondicionamiento físico. Sentadillas, lagartijas, recorrer todo el exterior de la ciudad, pasar por toda una pista de vallas y finalizaron con natación en uno de los lagos afuera de la capital. A medio día, les dio dos horas para comer y descansar. Y cuando se acabo ese tiempo, los llevo afuera cortar madera y arrastrar los troncos para que los ingenieros imperiales hicieran catapultas y trebuchets.

Y como había prometido Yuri, en ningún momento se hizo para atrás en lo que les pedía. Corrió, saltó, nadó, hizo todo junto con sus alumnos, como si hubiera sido otro del grupo y no como un capitán que solo daba órdenes y observaba.



Instrucciones:
Esperaba a que Gael y Numero 15 interactuaran un poco, pero al parecer ambos se apoderaron de una cama y ni buenas noches dijeron. Por lo tanto, quiero que por lo menos escriban que hicieron después de que Yuri los dejo. El resto de su post deberá mencionar que hicieron en la maniana, hasta cuando Yuri los saca a cortar leña. Se vale pre planear las conversaciones por Messenger y se comparten los diálogos.
Por otro lado, tenemos a una persona de nuevo ingreso, Alice Lockhart. Puede que ella entre a este rol próximamente. Yo mencionaré cómo y cuándo entrará su personaje, una vez que llene su ficha. Por ahora, continúen como normal.

Rayver, considera cambiar el color tu texto narrativo que ahorita está en rojo a uno más neutral. Puedes incluso dejarlo con el color por default. Así te ahorras tiempo y dolores de cabeza formateando de colores posteriormente, y no cansa tanto a la vista.

edit: se me olvidaron poner los colores. Yuri es "indigo", Albel es #FF9900.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Winds of War [ Rol ]   

Volver arriba Ir abajo
 
Winds of War [ Rol ]
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Balaur Chronicles :: Campamento Balaur :: Escuela Militar de Rol / Boot Camp-
Cambiar a: